Perdona, tengo frío

 

Esta tarde he ido al supermercado habitual a comprar, me ha sorprendido, sobretodo por la época en la que estamos que el aire acondicionado estaba muy frío.

A la hora de pagar le comento a la cajera que hace mucho frío y que hay pasillos por los que he evitado pasar.

Me mira incrédula y me dice: Bueno es normal, nosotras que no paramos no tenemos frío, vosotros que sólo venís un ratito a comprar no lo notáis.

Después de recoger mis dos partes nobles del suelo, no he podido evitar contestar:

– Perdona, pero creo que se te olvida quién es el cliente y que el objetivo no es que huya por el frío que hace, al contrario, que este cómodo y que compre tranquilamente. Y me alegro que tu estés muy bien en tu puesto de trabajo, pero te puedo asegurar que YO, que soy quien en último termino te pago el sueldo NO LO HE ESTADO.

octubre 6, 2017

Deja una respuesta